Skip navigation

no hay ni calma ni euforia

son esas horas del atardecer en que la gata maulla disfónica
y la radio pone recitales. (de domingo, domingo)
son esas horas de esos días en los que una duda, profundamente.
yo ahora sólo escucho el reloj y pienso en que si me hubiese quedado allá las cosas habrían andado de otro forma.
desde que te llamas de otra manera y no me invitas a caminar la playa;
desde que te cubres con bufandas grises y yo soy tú, así, de pronto.
desde ese momento que yo también me llamo de otra forma.
me duelo
y me transformo.
y ya la libertad no es deseo, sino necesidad
y ya el amor no importa de donde venga si es que viene ahora, ahora ya…

y tu forma es la del velador y la silla y las cajas.
y tu forma es la de los libros y te pareces a todas las fotos de la habitación.
la transformación es cruel y lenta
y las urgencias aumentan
aumentan.

yo quiero estar al lado de los pelícanos
con tus brazos
en mis hombros.

Anuncios

4 Comments

  1. que hermoso
    todas esas horas de benedetti han calado hondo en ti

    melancolía, tan necesaria! y a veces tan cruel, pero es una necesidad de todas formas.

  2. linda. =)

  3. como que necesito urgente una palusintesis. =O

  4. Pluuuuuueve sobre la ciudaaad (8)

    te quiero (a)?


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: