Skip navigation

-Oye profe, ya es como tarde o no?- rió Marcela, mientras sacaba su celular de la mochila.

-Mira, la verdad es que se me ha olvidado mirar la hora en todo este rato, estaba entretenido conversando- le contestó Javier, riendo también.

Cuando vieron la hora, eran las 10:25, llevaban casi 3 horas hablando en la plaza, habiendo sido solamente interrumpidos por un hombre que les regaló flores a los dos mientras maldecía a una mujer que no lo había querido mirar a los ojos. Un un par de perros se acercaban de vez en cuando, pero al parecer buscaban cariño y nada más.

Caminaron hacia el paradero, mirándose de vez en cuando pero en silencio. Subieron a la misma micro, dentro de su conversación habían descubierto que vivían a solo 7 cuadras. Se fueron sentados.

 

La noche en la ciudad se veía bonita, estaba despejado y las luces llenaban todo. Bajo un paso sobre nivel, Javier le preguntó a Marcela por qué no había querido leer esa mañana en clases. Ella lo miró fijo y se demoró en contestar, de pronto tuvo la sensación de haber olvidado que él era su profesor y no un amigo o un ex extraño al que acababa de conocer.

-No sé, era algo fome, supongo, y además no me gusta leer en público.

 

Entraba viento por las ventanas de la micro, era imposible cerrarlas, la gente iba cansada, algunos dormían. Marcela torció su cabeza hacia atrás, apoyandose en el asiento y mirando hacia arriba, Javier la imitó y luego miró por la ventana, la ciudad le pareció diferente a la que conocía.

-Siempre viviste acá?

-acá en santiago?

-Sí, acá.

-No, viví en antofagasta cuando chica, por?

-Te gusta viajar?- preguntó Javier en voz baja.

-Sí, o sea, he viajado poco, pero en general me gusta.

-Sí, es bonito eso de moverse

-Me pasa que me subo a la micro y siento que estoy haciendo un viaje importante…

-A veces es así, son momentos importantes.

-Los viajes en micro? No sé, yo me lo invento pero no lo creo. Oiga profe, como que nos pasamos.

-En qué sentido? No deberíamos conversar tanto porque soy tu profesor?

-No. Nos pasamos, en la micro, no sé donde estamos.

Las luces de los faroles habían cambiado de color.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: